domingo, abril 4

NIGELLA

Nigella, Nigella
que ni corre ni vuela
pero mete candela

Nigella damaobscena
cuado se suelta la melena

Nigella rubendarina
de labios de mandarina

(pues mandan hasta en la China)

Me escribe cartas en chino
y con su bata de seda
hasta las mientes me enreda
y me tiene muy mohino

Su humildemente minino
Le sonríe desde el árbol
y observa con atención
y golosa reflexión
sus pasos de bailarina
luna llena en la piscina


Marramamiaau
¿carne o pescao?


pues ni corre ni vuela
pero mete candela

y se estira en la pecera

DAMIÁN.

sábado, julio 7

ir tirando

El grito. Dibujo, nigella




"...uno, sencillamente, va tirando, y aguanta, con más o menos gracia o pesadumbre, unas veces arrullándose, otras pegando gritos, los enredos con su familia, con su pareja, con sus colegas de oficina, con los recaudadores de contribuciones, con los agentes de seguros, que el destino le eche encima; lo va esquivando, lo va afrontando, lo va sufriendo, como el diablo le dé a entender o como más barato le parezca. Y eso es todo. Y así es la vida.
Por eso ningún mandato ni recomendación moral se les da aquí a los lectores de este sermón. Nada se les va ha decir (¡uf, qué alivio, tú!, ¿verdad?) de lo que tienen que hacer cada uno consigo mismo ni con su pareja respectiva, nada.
Y este regalo negativo, que es el último que por hoy les doy, desearía que sonara claramente.
A nadie se le manda nada: ni que rompa mañana con su pareja, si la tiene, ni que se guarde de meterse en una, ni que funde una comuna de desparejados, ni que se ponga a andar de pino por las aceras.
Ahora, una cosa es ir tirando y aguantar los líos de familias o parejas en que uno ande metido (porque no sabe como salirse, porque teme que el remedio sea peor que la enfermedad), y otra cosa es que uno de ahí deduzca que, puesto que así es, es que su razón de ser tendrá; otra cosa es que caigas en decir "como a mi me pasa, será que así es", y, por el hecho de que tu padezcas una familia, una pareja, una oficina, una persona, te creas obligado a justificar y defender la Familia, la Pareja, la Oficina, la Persona.
Que no se te cuele esa maldita idea, donde todo el veneno de la Moral está concentrado, de que "Hay que ser consecuente con lo que uno piensa" ( o "con lo que uno dice"), como si no se hubiera sentido todavía que uno está hecho de contradicción. Encógete de hombros y no oigas o no dejes que se te pida una "congruencia entre tu vida y tu pensamiento", como si pudiera haber congruencia ninguna entre dos cosas que ni siquiera pertenecen al mismo mundo."

A. G. Calvo. "Contra la Pareja". Ed.: Lucina.

viernes, julio 6

TANGO

Tango. Óleo sobre madera, nigella






















"Hay días en que se me ocurren hasta siete cosas imposibles antes de desayunar..."
Alicia.

martes, julio 3

cronica de la creacion del mundo

cerámica: nigella


"Los dioses emergen del inframundo a la Madre Tierra, gracias a que Kauyumari, Nuestro Viejo Hermano Venado, halló la nierika o puerta de entrada. La nierika de Kauyumari (arriba, centro) unifica el espíritu de las cosas y los mundos. Por ella cobran vida todos los seres.
Debajo de la puerta, Nuestra Madre Águila (al centro) inclina la cabeza para escuchar a Kauyumari, que está sentado en una roca (abajo, derecha). Sus palabras sagradas descienden por un hilo a una vasija donde se transforman en energía vital, representada como una flor.
Arriba de Kauyumari, el espíritu de la Lluvia, en forma de serpiente, da vida a los dioses. Tatewari, el primer chamán y espíritu del Fuego (arriba, centro, derecha), se inclina para escuchar el canto de Kauyumari. Ambos están conectados a una canasta medicinal (centro, derecha) que los une como aliados de poder. Nuestro Padre Sol, que ocupa el lugar opuesto de Tatewari, a la izquierda, está conectado con el espíritu del Alba, la figura anaranjada que está debajo. El Sol y el espíritu del Alba se encuentran en Wirikuta, La Tierra sagrada del peyote. Allí están también la nierika de Kayaumari, y el templo de la Cola del Viejo hermano Venado (parte negra, abajo, centro). Cola de Venado, con cuernos rojos, está representado bajo su manifestación humana. Detras de Cola de venado, está Nuestra Madre el Mar. Una grulla le trae un guaje ceremonial con las palabras de Kauyumari. El Venado Azul (centro, izquierda) anima las ofrendas sagradas. Una corriente de energía va de él al guaje de Nuestra Madre el Mar; también ofrece su sangre al maíz que crece, sostén de la vida que germina bajo su cuerpo. Arriba, del Venado azul está el Primer Hombre que inventó la agricultura; está viendo una oveja sacrificada."

reproducción de un tapiz Huichol, pintado con engobes de colores sobre barro y cocido.

Texto "PLANTAS de los DIOSES".
Ed.: FONDO DE CULTURA ECONÓMICA. MEXICO.

lunes, julio 2

birthday party

vídeo, nigella

neighbourhood

domingo, julio 1

DIARIO DE UNA DOMINGUERA I

foto: un amigo

PROPUESTA DE ACCIÓN: acudir con una radio a la Plaza de la Reina, esquina con San Vicente, y ver que pasa.

ACCIÓN: relajación.

Acudí puntualmente a la cita acompañada de un canadiense desconocido con aspecto de esquimal al que había aceptado alojar en casa dejándome llevar por la llamada del grupo con el que, no sé muy bien cómo, me había comprometido.

Partiendo del encuentro azaroso de una cinta de relajación en el radio cassete que llevaba, cinta que no había escuchado antes porque me la acababan de pasar y se encontraba allí en espera de mejor ocasión, me encontré con la posibilidad de explorar ese acto íntimo en medio de la rúe. Allí, desenrollé mi esterilla de yoga y me tapé con una manta, como es costumbre en estos casos.

La prueba fue particularmente intensa, entre otras cosas, porque se puso a llover justo en el momento en que la cinta me invitaba a entrar en unas termas situadas en el interior de una gran pirámide de cristal, en medio de un bosque, junto a un lago y dejar que el agua me librara de mis neuras. Dudé, abrí un ojo, vi un par de pasmas mosqueados, los colegas a la suya, el personal resguardándose del aguacero apegado a las paredes del callejón… Cerré el ojo, sentí el agua de lluvia masajeándome y me zambullí en las cálidas y burbujeantes aguas del misterioso balneario, mientras alguien se inclinaba sobre mí gritando:
-¡Señora, señora! ¿Le pasa algo?

Experimenté cosas que guardo para mí, porque de lo que no se puede hablar mejor es callarse.
De lo que experimentaron los demás me queda el relato de Jose, Fuen, Ramón...
-¡Esto habría que prohibirlo!
-Seguro que es un experimento sobre el comportamiento humano...
-Será para Arroz y Tartana.
-Creía que lo había visto todo pero me parece que aún me queda mucho por ver...

Ya en casa, cayó un libro de un estante y me golpeó la cabeza. De él extraje esta cita:
"...no puede haber un modo natural de considerar el cuerpo que no implique a la vez una dimensión social. El interés por las aperturas del cuerpo dependerá de la preocupación por las salidas y entradas sociales, las rutas de escape e invasión. Donde no exista una preocupación por preservar los límites sociales no surgirá tampoco la preocupación por mantener los límites corporales. La relación de los pies con la cabeza, el cerebro con los órganos sexuales, la boca con el ano, expresa los esquemas básicos de la jerarquía. En consecuencia, adelanto la hipótesis de que el control corporal constituye una expresión del control social y que el abandono corporal en el ritual responde a las exigencias de la experiencia social que se expresa. (...) Y, finalmente, ese impulso hacia la búsqueda de una relación armoniosa entre la experiencia de lo físico y lo social debe afectar a la ideología."
El golpe me hizo perder la memoria temporalmente y no recuerdo el título ni el autor ni donde coloqué el libro. Así que, gracias y lamento el olvido.

En cuanto a las demás acciones o a las acciones de los demás y a mis enredos con ellas me quedó un regusto de kinismo, sugerido por el comentario de una señora ante la acción de Diego en ese momento:
-¡Pero qué hace ese arrastrándose como un perro con un transistor en la boca!
¡El bueno de Diógenes! Se reavivó en mí el deseo de leer a los antiguos cínicos...
...por momentos me dan ganas de quedarme en casa. ¡Ataca la timidez! Pero este domingo tenemos otra cita.

sábado, junio 30

LA REALIDAD

"la niña faro", collage.
nigella


"Después del episodio de la cotorra, el buen hombre de la clínica Tavistock siguió preguntándome por qué robaba pájaros y libros, aunque sólo había robado uno de cada.
Le dije que era una cuestión de significado, y él apuntó, muy cortés, que podía tratarse de algún tipo de psicosis.
-¿Cree usted que el significado es psicosis?
-Una obsesión con significado, a costa de la forma de vida ordinaria, puede entenderse como una psicosis, sí.
-No acepto que la vida tenga una forma ordinaria, ni que la vida tenga nada de ordinario. La hacemos ordinaria, pero no lo es.
Hizo girar el lápiz. Tenía las uñas muy limpias.
-Solo estoy haciendo preguntas.
-Yo también.
Siguió una pausa.
-¿Cómo definiría usted la psicosis? -dije.
Escribió con el lápiz en una hoja de papel: "Psicosis: falta de contacto con la realidad".
Desde entonces, he estado intentando descubrir qué es la realidad para poder tocarla."

de "La niña del faro". Jeanette Winterson.